Alberto Solá. Mucho orgullo y pocas satisfacciones

Que Juan Carlos Borbón reconozca que tiene un hijo camarero haría de este un país más justo ¿no os parece?, más sano y más equilibrado, pero entonces ¿Porqué no lo reconoce?

Pues porque si lo hiciera, nos daríamos cuenta que un Borbón lo mismo vale para firmar documentos y cazar elefantes como para poner tapitas de ensaladilla.

Si lo reconociera, quedaría probado que nadie es más que nadie y que la monarquía parlamentaria es un cuento de cuentistas, de aforados, asesores y liberados. En definitiva, de cuquis y mayoristas que no limpian pescado.

Por eso Alberto Solá seguirá destripando boquerones y anotando cañas en el filo de la barra. Viviendo, como el resto de nosotros, una vida llena de mucho orgullo y pocas satisfacciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s