2015 va a ser el año de la democracia en España.

Roto el bipartidismo, lo que queda sobre el tapete es la tensión entre los intereses de unos frente a los de otros. Y es eso precisamente en lo que consiste la democracia y la importancia que tienen los votos. Porque al fin y al cabo es cortar el tocino más grueso en favor de aquellos a los que defiendes y estás con las minoría o con la mayoría y hay que tomar partido.

La clase política ha estado inmersa en una burbuja durante años. Todos y cada uno de nosotros tenemos que empujar para que esa burbuja estalle, hay que movilizarse.

Vivir en democracia no es todo un campo de alelías, es una libertad que tiene un precio, el de la responsabilidad. Para que todos lo entendais: un trabajador puede ganar 680 euros mensuales y otro 1.100 haciendo el mismo trabajo ¿dónde está la diferencia? Pues que el mileurista pertenece a un sindicato fuerte, limpio y transparente que se reune periódicamente y lucha por el interés de sus de sus trabajadores y el del salario mínimo lleva una rutina que le transporta de casa al trabajo y del trabajo a casa sin implicarse ni meterse en nada. ¡Teneis que movilizaros!

Los derechos no se regalan, se conquistan. El mundo es un lugar peligroso. Vivir en libertad implica asumir el costo de la vida. La vida al tope implica tomar decisiones y equivocarte pero sobre todo posicionarse. Por eso mismo, el próximo año será el periodo democrático más grande e importante de España.

Nunca una población necesitó tanto expresar su opinión y hacer uso de la libertad. Nunca estuvimos tan unidos y al mismo tiempo, tan separados.

Ya no es posible elaborar un discurso fácil que satisfaga a socialistas y liberales, ricos y pobres, trabajadores y parados, empresarios y funcionarios, hipotecados y desahuciados, emigrantes e inmigrantes, dependientes o enfermos.

Cada acción, cada decisión tendrá su consecuencia. Cada uno tendrá que hacer valer aquello que le importa, el tiempo de la adormecida sociedad se acaba, el tiempo de las palabras vacías leídas desde atriles, con colores y discursos.

Porque nadie puede ejercer su libertad sin ser responsable. Se acabaron los portadores de falsas esperanzas y sus promesas rotas. Por Mucho dolor que hayamos padecido, aún hay tiempo. Nunca hay que perder la esperanza. ¡Basta de engaños!

Bienvenidos a la democracia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s