Medios de comunicación, política y religión

Quisiera compartir con vosotros una reflexión acerca de los medios de comunicación:

Yo vivo en Sevilla. Imaginate por un momento que, desde allá donde estés, quisiéras ir en coche a mi casa a visitarme. Tendrías que salír a fuera, coger tu coche, incorporarte a la autovía, luego a la autopista y coger rumbo a la hispalense. Eso por supuesto, qué duda cabe. El problema vendría al saliros por el desvío y llegar a mi calle, porque si te tomas al pie de la letra mis palabras, (como un robot o una persona con el síndrome de asperger) al llegar a mi barrio te encontrarías con el problema de que no puedes llegar hasta mi casa montado en el coche.

Si tomamos el supuesto literalmente, la única forma de llegar hasta mi casa subido en el coche sería atravesar la valla y abrir un agujero en el recibidor. No hay otra manera en que pudieras llegar hasta el salón montado en tu coche. Parece evidente ¿verdad?. Pero no sería lo más adecuado. Lo correcto e inteligente es que busques un buen sitio seguro, amplio, que aparques y te bajes del coche.

Pues bien, esta pequeña parábola sirve para reflejar no sólo como se llega hasta mi casa, sino como se llega a cualquier situación y lugar en la vida. Como por ejemplo:

¿Cómo llegar a la verdad? Los medios de comunicación

Los medios de comunicación juegan un papel importante en este caso. Ellos son el coche. Las cámaras, los platós, los entrevistadores, presentadores, reporteros, investigadores y periodistas son nuestro vehículo. Pero llega un momento en el que tenemos que apearnos del coche para llegar a la verdad por nosotros mismos. ¿Por qué os cuento todo esto? Pues os lo cuento porque por ejemplo: mi madre, que es y seguramente seguirá siendo toda su vida del Pp me ha dicho que Podemos está ilegalmente financiado por Nicolás Maduro y yo le he dicho que las cuentas del partido están publicadas en http://www.podemos.info Pero ella no va a apearse de ese coche. Tiene toda una legión de conductores televisivos dispuestos a llevarla hasta el fin del mundo si hace falta y llegado el momento sería capaz de incrustarse contra la verdad montada en ese auto de autoengaño en el que van montados, por desgracia, demasiados.

Y no, no voy a matar a mi madre si ganamos las elecciones como dice Hermann Tertsch. Porque a pesar de que sea del Pp yo la quiero y está en su derecho de votar a quien le de la gana. De lo que se trata es de evidenciar verdades. Sé que estamos todos habitualmente muy cansados. De hecho, nuestra competitiva sociedad está diseñada para cansarnos y que no queramos apearnos del coche. Pero yo os aseguro que si le dedicais un momento a bajaros, aunque sea para estirar las piernas, la verdad os está ahí esperándo a todos. Y no es lo único que os espera. Aún hay más. Mucho más.

¿Y si tratamos de ser ambiciosos, por qué no aspirar a más? A la libertad

libertad

Con la libertad funciona igual. Deja que te cuente una anécdota. En mi barrio siempre ha habido un grupo de mozalbetes que ocupaban la plazoleta y le daban digámoslo “un uso indebido”. Hacían de ella todo lo que no ha de hacerse en esta vida. Tabaco, bebidas, pintadas, orinadas, cristales rotos, vomiteras… El ayuntamiento provó con todo. Les envió a la policía, puso vallas, restricciones, horarios, reformas del mobiliario urbano. Nada funcionaba. Incluso hasta les dieron un local llaves en mano para que llevaran su conducta perniciosa lejos de ese lugar. ¿Sabeis quién les hizo ir? La gente.

Sí, la gente de mi barrio les hizo marchar y no fue con palos ni con piedras. Fue con el simple gesto de hacer uso de la plazoleta. Un día los gamberros fueron a reunirse a la hora habitual y la plaza estaba repleta de madres, de padres, de hijos y abuelos. Y al día siguiente también y al siguiente. Sin más, la tragicomedia había terminado. Sin jaleos ni dramas. Simplemente la gente ejerció el uso de su libertad, la libertad de usar su plaza y los golfos se marcharon.

Así es como nosotros tenemos que recuperar nuestros país, como la gente decente de mi barrio recuperaron su plaza. Hagámos uso de él. En España hay bibliotecas, polideportivos, oficinas del consumidor y el usuario, sedes, bares, plazas ¿dónde está la gente? ¿Os vais a quedar en casa? Los golfos campan a sus anchas ¿por qué vosotros no? Teneis que bajaros del conformismo y la resignación, te contaré un pequeño secreto ¡Eres libre, y este pais es TUYO!. Defíendelo. Ve a los plenos de tu ayuntamiento, habla con la gente.

Llegados a este punto, no quiero detenerme aquí, porque siempre se puede aspirar a más y yo no conozco tabues

¿Qué me decis de las ideologías, las creencias y de Dios?

IETIA_Religion_Subcategory_new

Ante todo, quiero dejar claro que soy agnostico. Lo cual quiere decir que no comulgo con ninguna religión. ¿Y por qué? porque para mi la religión es como aquel coche del que os hablaba al principio. Puedes usarlo para acercarte a tu destino pero no para entrar en él. Del mismo modo no importa cuál sea tu ideología, credo o religión. Lo cierto es que si pretendes llegar al meollo del asunto en cuestión tarde o temprano vas a tener que bajarte. Generalmente hay dos clases de religiosos, los que llegan hasta la calle y se quedan sentados en el coche y los que atraviesan tu porche montados en él. Pero para llegar realmente a Dios al final tienes que apearte de la religión y recorrer a pié los últimos metros.

Tienes que bajarte del coche, bajarte del burro vaya. Así es como se llega a los sitios. Ya sea por la izquierda o por la derecha, por el centro, Mahoma, Jesús, Lenin o Adam Smith. Quita las llaves del contacto, aparca tus prejuicios, cierra bien la puerta y cruza la entrada. Te estamos esperando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s