Cómo sobrevivir al siglo XXI

Primera parte, ¡Guerra!

Ceguera

Ahora mismo, aunque somos pocos los que lo vemos, caminamos hacia una Guerra Mundial Total. Se están dando las mismas condiciones que se dieron antes de la primera guerra mundial pero nadie parece darse cuenta de ello. El parecido más preocupante entre 1914 y 2014 es la complacencia. Los empresarios de hoy del Ibex 35 son como los empresarios entonces: están demasiado ocupados ganando dinero como para detenerse a reflexionar.

Nacionalismos

Por su parte, políticos como Artur Más están jugando con el nacionalismo tal y como lo hicieron otros hace 100 años. Y no sólo ocurre en España, sino en otras potencias más importantes y determinantes como China. Los líderes de China impulsan la fobia hacia Japón, utilizándolo como tapadera para las reformas económicas, mientras que Shinzo Abe realimenta el nacionalismo japonés por razones similares.

La crisis económica en Europa está aumentando tensiones entre países europeos no vistas en décadas. De hecho, Europa se ha quedado atascada en una crisis que ya se considera mucho peor que la de la Gran Depresión. Y es que cuanto más tiempo dura la crisis económica, más probabilidades hay de culminar en una guerra. Como testifica la experiencia de la década de 1930, una recesión mundial prolongada puede tener profundas repercusiones políticas y geopolíticas. En los EE.UU. y Europa, la crisis ya ha inspirado el surgimiento de movimientos populistas desagradables de extrema derecha como el de Marie Lepain.

El fracaso de la recuperación

Ninguna solución a gran escala parece evitar el conflicto. Si se toma el camino de la recuperación por crecimiento económico mediante la inversión, habrá conflictos comerciales y una intensa competencia por los recursos naturales, así como el eventual colapso de importantes instituciones como la Unión Europea y la Organización Mundial del Comercio. Lo que nos lleva de nuevo al estallido de una guerra.

La guerra como maniobra de distracción

Otra de las causas que pueden conducir a un gran conflicto es que hay muchos economistas influyentes y otro tipo de asesores que creen firmemente que la guerra es buena para la economía. Por lo tanto, muchos están, abiertamente o sutilmente empujando para que se produzca una guerra. El conocido economista Nouriel Roubini twitteó desde el Foro Económico Mundial de Davos el año pasado: ¿Estamos ante un posible cisne negro en forma de guerra entre China y Japón? Y no es el único conflicto que se acerca. Una próxima contienda entre EE.UU y Rusia parece en estos días cada vez más inevitable.

El ex Secretario Adjunto del Tesoro Paul Craig Roberts, durante la presidencia de Reagan y ex editor del Wall Street Journal, escribió un artículo acerca de las crecientes hostilidades entre los EEUU y Rusia titulado: “Se acerca una guerra”. Y no es el único. Así lo han manifestado también otros altos cargos como David Stockman, jefe de la Oficina de Administración y Presupuesto americanos o el célebre pronosticador de macro tendencias Gerald Celente, que nos advierte de que la Tercera Guerra Mundial comenzará pronto.

Actualmente muchos de los fondos de capitalización e inversión se están preparando ya para un ciclo de grandes guerras entre ahora y el año 2020. El más conocido el de Goldman Sachs, cuyo informe redactado por Charles Nenner contiene advertencias muy precisas a bancos, casas de bolsa y grandes fondos sobre “la gran guerra” que desplomará los índices económicos varios miles de puntos.

El fin de unos imperios es el comienzo de otros

Por otra parte, los historiadores dicen que cuando los imperios ven disminuir su poder, tienden a atacar a los rivales que crecen y que pueden arrebatarles la hegemonía…esto implicaría que estamos en un elevado riesgo de guerra mundial porque los EE.UU. se sienten amenazados por el crecimiento de China. El gobierno de Estados Unidos considera que la rivalidad económica es un motivo para iniciar y mantener una guerra. Por lo tanto, los EE.UU. están utilizando de forma sistemática a los militares para contener la creciente influencia económica de China.

La lucha por los recursos

Además la competencia por los recursos se recrudece y ha quedado demostrado que la competencia por apoderarse de los escasos recursos conduce a la guerra. Tras el final de la guerra fría y con la invasión de Saddam Hussein a Kuwait en 1990, se ha iniciado una cadena de acontecimientos cuyo resultado está siendo la disputa de muchas potencias sobre los campos petroleros. El control de valiosos recursos naturales se ha convertido en cada vez más importante, y que el control de estos recursos se convertirá en un motivo principal para las guerras del futuro.

El ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan y muchos otros líderes mundiales como Hilary Clinton, han admitido que la guerra de Irak fue originada realmente por el control del petróleo, y el ex secretario del Tesoro, Paul O’Neill dice que Bush planeó la guerra de Irak antes de los atentados del 9/11. Cabe destacar que Libia, Siria, Irán y Rusia son también países productores de petróleo.

Está documentado ampliamente que las guerras en el Medio Oriente y África del Norte que hacen emigrar a cientos de africanos hacia Europa, son por el petróleo, el gas y el coltán. La guerra en Gaza no es una excepción. Por su parte, la guerra de Ucrania, es también y en gran medida una guerra por el gas. Para mí en lo personal, resulta obvio que a partir de ahora, poco a poco, van a empezar a escasear todo tipo de recursos, como ya he explicado otras veces… lo que acabará conduciéndonos a la guerra.

La guerra de divisas

Otro factor en nuestra ecuación son los Bancos Centrales y la guerra de divisas que mantienen. Aunque no somos conscientes, estamos inmersos en una guerra mundial de divisas. Es una situación en la que todos los países compiten por devaluar sus monedas, la mayoría con el objetivo de impulsar las exportaciones. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo en 2010: La última vez que hubo una serie de devaluaciones competitivas…eso terminó en la Segunda Guerra Mundial. Otro analista de prestigio, Jim Rickards, está de acuerdo con ello. Jim Rickards: <>. En 2009, Rickards participó en los primeros Juegos de guerra “financieros” simulados del Pentágono.

Al mismo tiempo que expresaba su confianza en la capacidad de Estados Unidos para derrotar a cualquier otro estado en la lucha, Rickards dijo que los EE.UU. podían verse arrastrados a mantener una “guerra asimétrica”, si las guerras de divisas conducían al aumento de la inflación y una incertidumbre económica global.

Teniendo en cuenta que China, Rusia, India, Brasil y Sudáfrica se han unido para crear un banco de 100.000 millones de dólares con sede en China, y que cada vez más intercambios comerciales se establecen en Yuanes o Rublos en lugar de en dólares, podemos concluir que la guerra de divisas se está “calentando” rápidamente. De hecho, muchos de los aliados más cercanos de Estados Unidos se están uniendo a los esfuerzos de China…que está desafiando a Estados Unidos y a la hegemonía del dólar.

La moneda como fuente de discordia

El inversor multimillonario Hugo Salinas Price dijo recientemente que Gadafi fue derrocado porque estaba planeando formar una moneda única para todo el continente con la que realizar todos los intercambios comerciales. Al final, a él le ocurrió lo mismo que a Saddam Hussein: EEUU no quiere que aparezca ninguna moneda que compita con el dólar. Gaddafi estaba hablando de crear un Dinar respaldado en el oro. El Editor de la cadena CNBC, John Carney, señaló, hablando de los rebeldes Libios que derrocaron a Gadafi que no era la primera vez que un grupo revolucionario creaba un banco central, mientras todavía está inmerso en la lucha contra un poder político arraigado.

Esto indica lo extraordinariamente poderosos que son los banqueros centrales en nuestra era. Robert Wenzel, del Economic Policy Journal, cree que esta iniciativa de los rebeldes de crear un banco central revela que las potencias extranjeras pueden tener una fuerte influencia sobre ellos. Esto sugiere que lo que estamos viendo no son solo una banda de rebeldes corriendo y disparando arriba y abajo: tras ellos se esconden algunas influencias bastante sofisticadas.“Nunca antes había oído hablar de un banco central creado en sólo cuestión de semanas mientras se producía un levantamiento popular”, escribió Wenzel. Es evidente que las guerras recientes que estamos viendo, en realidad se producen para conseguir que todos esos países entren en el redil de la banca central occidental.

La losa de la deuda

Los planes de guerra contra Siria realmente eran por temas de deuda y gasto. Todo gira en torno al problema de la deuda y una guerra en Siria es necesaria para aliviar la presión para reducir el gasto. La misma lógica se aplica a Ucrania, con el agravante de que el golfo de Ucrania es la única salida al mar de la flota rusa.

Todo parece indicar que la maniobra de los multimillonarios y de los administradores de grandes fondos privados será restructurar billones de dólares de deuda y debido a eso todos los ahorradores financieramente prudentes de este mundo perderán un gran porcentaje de su poder adquisitivo real, precisamente en el momento más inoportuno de sus vidas.

El mundo no se acabará, pero el tejido social de las naciones del primer mundo está a punto de tensarse y en algunos casos, romperse.

La desigualdad galopante

Paul Tudor Jones, fundador de la Corporación de Inversiones Tudor y del Tudor Group, que comercia en los mercados de renta fija, renta variable, divisas y materias primas, dijo este año en una conferencia que la brecha entre el 1% y el resto del mundo no puede ni debe continuar. Históricamente, este tipo de brechas se cierran de una de las siguientes tres maneras: con una revolución, con impuestos más altos o con guerras”

Los continuos rescates de Europa

El multimillonario inversor Jim Rogers señala que los continuos rescates en Europa, en última instancia, podrían desatar una nueva guerra mundial. “Añadiendo deuda, la situación empeora, y, finalmente, sólo provocará un derrumbe. Entonces todo el mundo buscará chivos expiatorios. Los políticos culparán a los extranjeros y nos veremos de nuevo inmersos en una Guerra Mundial”

Por su parte, el economista y gestor de inversiones, Marc Faber, dice que el gobierno estadounidense iniciará nuevas guerras en respuesta a la crisis económica “Lo siguiente que hará el gobierno para distraer la atención de las personas en malas condiciones económicas será empezar una guerra en alguna parte. Cuando la economía mundial no se recupera, por lo general la gente va a la guerra”

Otra ventaja que tiene la guerra para las élites es que las guerras distraen al público. El mayor problema es que los burócratas quieren una guerra que distraiga a todo el mundo de los escándalos de la NSA y el BCE, justificando todo lo que están haciendo hasta ahora como por ejemplo el TTIP. Ellos necesitan una distracción para el declive social y económico que se avecina.

EEUU ha gastado billones de dólares en Irak y Afganistán.

Sin embargo, un alto funcionario del Pentágono afirma que los EEUU no solo no están más seguros, sino todo lo contrario, tras 13 años de guerra. De hecho, la guerra sólo ha promovido una dramática expansión de los peores terroristas que han multiplicado su número como respuesta a la enorme cantidad de abusos cometidos por el gobierno americano. La guerra es un negocio enorme para los banqueros y los contratistas de defensa y como ya he dicho, los gobiernos están desesperados por iniciar una guerra.

Deberemos ser nosotros, la gente de la calle, los que detengamos esta guerra por medio de la consciencia colectiva.

Segunda parte ¡Colapso, el resurgimiento de las comunidades!

En 2015 vivimos tiempos económicamente inestables y vemos economías como la de Grecia declararse en bancarrota por no hacer frente a sus pagos. Quiero recordar que cada uno de nosotros debe 22.700 euros de deuda pública en nuestro país y esa es la realidad que tarde o temprano tendremos que enfrentar en España. La crisis financiera nos lleva antes o después al colapso económico. Es un golpe duro para todas las familias y comunidades afectadas y debemos de reaccionar, comenzar a preguntarnos ¿Qué podemos hacer?

Lo primero abandonar la idea de que en una situación de crisis no se pueden cortar los hilos con el estado. Tú puedes sobrevivir por cuenta propia. La gente entra en pánico y desesperación, esto les hace tirar la toalla antes de tiempo. Tenemos la preparación suficiente para sobrevivir por meses, si redescubrimos el concepto de comunidad. La desesperación llevará a la gente a hacer cosas impensables y en esta lista encontrarás una preparación no solo para ti, sino para tu comunidad; un individuo no puede con un colapso económico, pero una comunidad unida si puede resistir el impacto.Eel petróleo y otros recursos se acaban y pronto el dinero no valdrá nada. Comprar oro, rehabilitar pueblos abandonados, plantar y aprender a cultivar y practicar la medicina natural serán las mejores inversiones de futuro. Y sobretodo formar una comunidad. Para lo que será necesario

Conocer a tus vecinos

Comienza formando un grupo clave de personas con interés en prepararse para la transición. Tu grupo clave estará formado por personas que comparten tu entendimiento e interés, tienen grandes ideas y pueden compartir la responsabilidad de prepararse. Después por lo menos reúnete con ellos y ellas y a ser posible con todos tus vecinos inmediatos. Aprende cuál es su formación y cuáles son sus habilidades personales. Organiza encuentros, que sean divertidos, educativos y que favorezcan un entorno de confianza y unión. Finalmente, siempre que encuentres un ambiente receptivo, lleva alguna de tus ideas a las reuniones de gobierno local para encontrar más cooperantes y voluntarios.

Encontrar fuentes alternas de agua

El agua es el elemento más importante para la supervivencia. Si la red eléctrica cae, el agua pública seguramente seguirá. Localiza pozos privados que puedan ser cambiados a bombas o generadores manuales, o encuentra arroyos, ríos y estanques de los que se pueda extraer agua y en los que se pueda almacenar agua cerca de tu comunidad. Crea un mapa de estos recursos para todos en tu grupo de voluntarios clave, así los mantendrán seguros en caso de que una crisis golpee. Edúcate y educa a tus vecinos con volantes o demostraciones en fiestas de vecinos acerca de tener reservas de agua, el uso de agua de lluvia y aguas residuales, y métodos de purificación de agua. Alienta a tus vecinos a que mantengan al menos tres días de agua potable almacenada en sus casas.

Proyectos de jardinería

Alienta y ayuda a los vecinos con sus jardines individuales y te ayudarán con los tuyos. Organiza talleres de vecinos con expertos en abono, permacultura, acuaponia, ganadería de animales pequeños, preservación de semillas y enlatado de alimentos. Destaca la importancia de la jardinería comunal en lugares públicos que están siendo desperdiciados en pasto que debe ser podado con costo para los contribuyentes de impuestos. Con más del área local convertida en área dedicada a la producción de alimentos será más fácil que la comunidad absorba el impacto de un colapso económico, particularmente la rápida inflación de precios de la comida.

Cooperativas locales de alimentos

Otro elemento muy importante para la autosuficiencia local es involucrarte en tus cooperativas locales de alimentos. Estas usualmente incluyen a muchos granjeros artesanales y jardineros orgánicos. Te sorprenderías de lo grande que puede resultar ser el movimiento local de alimentos en tu área, pero necesita ser mucho más grande cuando una severa crisis económica golpea. Apóyalos con tu negocio y cualquier habilidad que puedas llevar a la mesa. Anima a tus vecinos a que se unan y participen también. No solo ayudará esto a expandir el comercio y la producción de alimentos locales, también ayuda a construir una comunidad más saludable.

Sistemas de trueque

Si la moneda de tu país colapsa (lo que seguramente dispararía el colapso económico), tener sistemas locales de trueque reducirá bastante el impacto. Aún si comienzas con servicios de comercio con tus vecinos, expande la idea del trueque. Quizá ya tienen una moneda local o un comercio basado en trueque en tu área. Muchas cooperativas de alimentos ya los tienen. Si no existe dicho sistema, hay muchos recursos en línea que te pueden enseñar como iniciar uno tú mismo. La importancia de crear la base para dicho intercambio no puede ser ignorada, y si el colapso milagrosamente desaparece, el sistema de trueque alentará el comercio local para que la comunidad se desarrolle. Esta es también una manera de identificar residentes locales con las habilidades necesarias durante un colapso.

Energía alternativa

Esto es quizá el reto más difícil que enfrenta cualquier individuo o comunidad pequeña que se está preparando. Virtualmente todas las comunidades se encuentran interconectadas a redes eléctricas y compañías petroleras internacionales para su energía. Pero como vimos recientemente con algunos desastres recientes, la gente sin gasolina y electricidad se volverá loca tras solo pocos días. Imagina semanas y meses sin electricidad o gasolina. Como preparación personal, es inteligente tener al menos un generador, y quizá algunos paneles solares para refrigeración y cosas electrónicas. Alentar a tus vecinos a que hagan lo mismo podría ser lo mejor que puedes esperar de la comunidad, pero presenta ideas como generadores para todos los servicios esenciales, esto prevendrá que se rompa la ley y el orden. Trabaja en implementar una comunidad o una cooperativa que refine biodiésel, un generador eólico o una estación solar para el suministro de agua de respaldo.

Guardia de vecinos

Todas las comunidades son únicas y requerirán diferentes niveles de seguridad en tiempos de crisis. Como se pudo ver tras desastres recientes, la policía y las autoridades no pueden detener a los saqueadores. Y esto es algo temporal. Una crisis económica larga podría provocar que mucha gente desesperada o aún peor, bandas organizadas, ataquen vecindarios. La policía probablemente tendrá preocupaciones mucho más grandes que tu comunidad asumiendo que la localidad todavía pueda pagar sus salarios. Comienza con una simple guardia de vecinos para crear un plan básico para disuadir invasores. Toma nota de los vecinos que pertenecieron al ejército o que son cazadores para reclutarlos si las cosas se vuelven lo suficientemente malas para requerir de mayor fuerza.

Banco de alimentos

Todos deben tener su propia reserva personal de alimentos para la supervivencia. Pero también puedes considerar agruparte con tus amigos interesados en prepararse o con algunos pocos vecinos para crear un banco de alimentos donde puedas combinar fondos para almacenar alimentos en grandes cantidades. Este banco de alimentos debe consistir de los alimentos más básicos como maíz, trigo, arroz y frijol. Esto puede servir para casos de verdadera emergencia. Más allá de eso, ayudar con el banco de alimentos de tu comunidad o con otros programas de alimentos para los menos afortunados también es una manera de ayudar a mantener tu comunidad estable durante la crisis.

Comunicaciones

No subestimes la importancia de mantener una comunicación abierta con tu comunidad. Si la electricidad se va, no pasará mucho tiempo antes de que los teléfonos e Internet también se vayan. Los radios de emergencia son muy buenos para monitorear la actividad “oficial” fuera de la comunidad, pero ser capaz de hablarse unos a otros es vital para la supervivencia. Los sistemas de respaldo pueden ser tan pequeños como tu grupo clave utilizando walkie talkies, o tan grandes como crear conexiones alternas de Internet. Puedes ver que una persona obtenga Internet vía satélite y que puedan distribuirlo con una pequeña línea de paneles de microondas. Esto suena complejo, pero no es tan difícil o caro. Adicionalmente, puedes crear una pequeña intranet en tu comunidad para que puedan comunicarse unos con otros si no se puede con el mundo exterior. Cuando te reúnas con vecinos, no descartes sus habilidades si son técnicos o si trabajan para una compañía telefónica, ya que serán necesarios en una situación de colapso. Tener cargadores solares individuales para laptops puede ayudar mucho.

Medicina

Los grandes hospitales seguramente estarán saturados durante una crisis y serán el objetivo de drogadictos que no tienen ningún otro lugar de donde obtener sus drogas. No sería realista crear una pequeña clínica en tu comunidad antes de una situación de colapso, sin embargo, identificar doctores, enfermeras, paramédicos e incluso veterinarios en tu vecindario ayudaría mucho en la preparación. Así mismo, alentar a todas las familias en tu vecindario a mantener un mes o más de medicamentos esenciales guardados en sus casas será crucial para superar los tiempos difíciles. Si tienes la suficiente suerte de encontrar algunos doctores que compartan tu mentalidad de preparación, crear un banco de medicina estratégica (insulina y antibióticos) sería ideal.

Todas estas son preparaciones realistas que puedes hacer en tu comunidad. No deben ser motivadas por miedo a algún apocalipsis, debe ser algo divertido llegar a conocer a tus vecinos y alentarlos a fortalecer tu comunidad.

En última instancia, somos seres sociales y una crisis se puede mitigar si como sociedad estamos preparados para ésta; no podemos depender completamente de que el gobierno esté ahí para controlarlo todo y para proveernos con todo lo que necesitamos.

No es muy inteligente de nuestra parte esperar cualquier cosa de nuestro gobierno o de algún tipo de gobierno global que surja a partir de tal colapso. No olvidemos que si llegamos a una situación apocalíptica es definitivamente en buena medida responsabilidad de ellos. Tal parece que la única posibilidad para subsistir ante esta eventualidad es estrechar los lazos con nuestros vecinos más cercanos y establecer pequeñas comunidades que funcionen basadas en personas de medianos y escasos recursos económicos pero con sólidos principios morales. Que tengan amor y dedicación al trabajo con responsabilidad.

Tercera parte, la vida en comunidad

Una vez fortalecida la comunidad, llegará la hora de formar gobierno y establecer normas de convivencia. El trabajo debe ser asociativo y participativo de las familias afiliadas. Los beneficios económicos se repartirán en forma directamente proporcional al trabajo y a la responsabilidad de cada asociado. Se creará un sistema de caja común con puntos por trabajo y por responsabilidad. Se dedicara una parte de los beneficios al desarrollo comunal.

Principios básicos obligatorios para sobrevivir en comunidad:

  • RESPETO.- a las creencias , a las normas establecidas, al proximo y a la naturaleza.
  • LA CONVIVENCIA PACIFICA.- familiar y asociada
  • LA TOLERANCIA.-Religiosa, fisica e intelectual
  • LA RESPONSABILIDAD.- En el hogar y en el trabajo
  • El HONOR Y LA HONORABILIDAD.- De las personsa y de las familias
  • EL AMOR, LA AMISTAD Y LAS BUENAS COSTUMBRES.- Como cualidades básicas de un ser humano en su vita cotidiana
  • LA SOLIDARIDAD.- Hacia los mas necesitados
  • LA HUMILDAD.- como norma de vida
  • LA SINCERIDAD.- En las palabras y actos
  • LA FIDELIDAD CONYUGAL.- Por la estabilidad laboral.
  • LA JUSTICIA SOCIAL.- Huella ocnstante por su aplicación.
  • No es permitido la prostitución, la violencia, o El Juego. De igual manera el hurto, violacion sexual, el uso de armas, el narcotráfico o el crimen. TODOS serán considerados delitos y faltas graves que estarán penados hasta con penas de exilio o muerte (según las condiciones exteriores) El diario trabajo productivo, la dedicación y amor a la familia y el respeto a la comunidad serán considerados como los principios más importantes y fundamentales para lograr una vida comunitaria y familiar plena de satisfacciones personales y una familia unida, honesta, sana y feliz.

“Es necesario para el buen vivir, fundamentalmente, el respeto como norma o regla en la vida cotidiana”.

La falta de respeto de estas normas originará:

  • Conflictos, en la familia, trabajo, entre los vecinos. Degradación ambiental, trastornos del medio ambiente y origen de problemas.
  • Degradación moral y degradación física y mental.
  • “Es el origen y causa de todos los males”
  • Cuando el agua de los ríos no sirva para beber
  • Cuando el aire no sea posible respirar
  • Cuando el ultimo animal haya desaparecido
  • Cuando los árboles no den frutos
  • Cuando las ciudades sean enormes basureros

“Cuando no podamos concebir en condiciones de oportunidad entonces sabremos que la civilización a caído, por falta de respeto y cordura”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s