4º Aniversario. 2015M

Este quince de mayo ha quedado demostrado que el 15M sigue muy vivo. El movimiento ha vuelto a salir sin el apoyo de los sindicatos para conmemorar el 4º aniversario y reforzar la oposición al programa de recortes y ajustes de Mariano Rajoy.

Mucho se ha hablado en estos 4 años sobre el movimiento que algunos no entienden del todo. En 2011, apareció como una poderosa oleada de energía que produjo, por primera vez en varias décadas, expectativas. Aunque en un primer momento fue tachado de apartidista y pobre de contenido hoy, 4 años después, no cabe duda que ha sido la larga mecha del cambio. Un cambio tan necesario como esperado.

Porque como bien supieron identificar en el 15M, ya no es posible elaborar un discurso fácil que nos satisfaga a todos: a socialistas y liberales, ricos y pobres, multinacionales y parados, bancos y desahuciados, empresarios y funcionarios…

El tiempo de la adormecida sociedad se acaba, el tiempo de las palabras vacías leídas desde atriles, con colores vivos y discursos leídos. La marcha del 15M ha roto con el bipartidismo, lo que bajo mi punto de vista supone el resurgimiento de la democracia. Tras el revuelo de la indignación y la caída en picado del Pp y el Psoe, lo queda sobre la mesa es la tensión entre los intereses de unos frente a los de otros. Y en eso consiste la democracia.

Lo que vivimos es el inicio del despertar colectivo, un puñetazo directo al hígado del sistema que sacude el acriticismo y el adormecimiento general al que las masas nos tenían infelizmente acostumbrados, resultado de la apoplejía de los sindicatos y el sectarismo de los partidos socialdemócratas con las grandes empresas y la banca internacional.

En este nuevo marco de sociedad, cada acción, cada decisión que tomemos tendrá su consecuencia y cada uno tendrá que hacer valer aquello que más le importa. Porque nadie puede ejercer su libertad sin ser responsable. Se acabaron los portadores de falsas esperanzas y sus promesas rotas. Aunque nuestra sociedad ha padecido, aún hay tiempo. No debemos pues perder la esperanza y abandonar la lucha.

El siguiente paso lógico es el posicionamiento ideológico de la ciudadanía. Porque al fin y al cabo hacer política consiste en eso, en posicionarse con unos o con otros. En cortar el tocino más grueso en favor de aquellos a los que defiendes y estás con las minorías o con la mayoría. Hay que tomar partido. En tiempos difíciles, la peor de las decisiones es no tomar decisiones. Debemos pues movilizarnos y tomar posiciones.

Queda mucho camino por recorrer. El asamblearismo es sin duda una forma de asociación y organización que está un tanto roma. No son pocas las ocasiones en las que las reuniones desembocan en un concurso de manierismos y gritos más que en la libre exposición de ideas. Un defecto que sin duda pulirá la experiencia que nos da el tiempo y la incorporación de las redes sociales a la toma de decisiones.

En este aniversario que estamos celebrando, el 15M ha dejado de ser un punto de encuentro para convertirse en los primeros rayos de un nuevo horizonte. Aunque el encuentro no deja de ser un mero acto de reivindicación y no se ha constituido como una alternativa política que suponga un verdadero modelo sustitutivo de nada. Y en ese sentido, es muy posible que el 15-M haya tocado techo, pero no sin antes haber eclosionado y puesto huevos de los que nacen ahora innumerables asociaciones, grupos de vecinos, asambleas, reuniones, nuevos partidos políticos y laboratorios de ideas.

Toda una auténtica Spanish Revolution que no ha hecho más que nacer. Desde el exterior se nos ve como el esperado resurgir de un canto de libertad que recuerda a la España revolucionaria de 1931. Una época dorada cuando intelectuales y militantes de todo el mundo vinieron a luchar y morir aquí. Sin embargo, es cierto que aun nuestras consignas son difusas. Aunque en parte supone una ventaja ya esto dificulta mucho que el establisment pueda desarrollar una estrategia clara y contraatacar.

A pesar de lo que muchos puedan pensar, creo que la irrupción de Podemos es el mayor logro del 15M aunque esta es sólo mi opinión. La formación ha sabido aprovechar muy bien las circunstancias favorables y el aumento del apoyo popular para crear un arma que ahora sirve en pro de nuestros intereses y beneficios. Y lo más importante: por primera vez una gran parte del 15M ha conseguido redirigir sus esfuerzos y apelar a una una mayoría concreta utilizando los mecanismos de los que nuestra maltrecha sociedad dispone para llevar nuestras reivindicaciones a las instituciones. Unas instituciones plagadas de necios y personal mediocre que ahora se ven desbordadas acostumbradas al respaldo y la seguridad que vivir del estado y los votantes hasta ahora les ofrecía.

La aparición de la vida pública y política del 15M como Podemos ha servido aunque sea de manera involuntaria para desenmascarar a los medios de comunicación y a sus intereses partidistas, haciendo inevitablemente que un cada día mayor número creciente de españoles y españolas comiencen a cuestionarse las cosas lo comienza a causar un daño irreparable en el status quo sostenido por los principales partidos políticos españoles y los medios que los secundan.

Ahora mismo, las dos opciones están claras: cambiar las cosas o dejarlas como están. El cambio siempre produce cierto miedo. Es cierto, no se puede cambiar algo sin destruirlo previamente, pero la otra opción ya no resulta viable. Aunque haya nuevas fuerzas políticas como Ciudadanos que pretendan vender un “cambio tranquilo”. No se puede ofrecer un puente o una agradable continuidad de un sistema que tiene ya a 13 millones de españoles viviendo entre la pobreza y la miseria. El único camino posible y sensanto es la utopía, aunque ésta nos lleve finalmente a acampar a medio camino, en tierra de nadie.

Las utopías son buenas, los movimientos utópicos surgen siempre durante las grandes crisis. Lo importante de fenómenos como el 15-M es cómo se canalizan y que no acaben en un festival. Aun así, después de estos 4 largos años, sigue siendo un buen motivo para celebrar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s