¿Miedo a la muerte? ¡Despierta!

Para la mayoría de las personas no hay mayor tragedia que la muerte. Pero la única tragedia real que existe en el mundo es la ignorancia; todo el mal viene de ella. La única tragedia que hay en el mundo es estar dormidos o no ser conscientes. De ellos viene el miedo, y del miedo viene todo lo demás.

La muerte no es una tragedia. Morir es horrible sólo para las personas que nunca comprendieron la vida. Solamente cuando se le tiene miedo a la vida se le tiene miedo a la muerte. Solamente los muertos temen a la muerte. Quienes están realmente vivos no temen a la muerte. Para poder avanzar debemos de aprender a morir, al menos de una manera simbólica. Dejar de ser quienes somos para convertirnos en quienes vamos a ser. Despertar.

Despertar es la muerte de la creencia en la injusticia y la tragedia. El fin del mundo para una oruga es una mariposa para el maestro. Si aprendemos a morir al pasado, si muriéramos cada minuto, seríamos personas plenamente vivas, renacidas. Una persona plenamente viva, es alguien lleno de muerte.

Alguien permanentemente dispuesto a estar siempre muriendo a las cosas. A desembarazarse de todo para sentirse plenamente vivo y para resurgir con cada momento. Los místicos, los santos y los conscientes hacemos grandes esfuerzos por despertar a la gente. Porque mientras que no despertemos, tendremos que padecer hambre, guerras y violencia. El mayor de los males es la gente dormida, la gente temerosa e ignorante. Ignorancia que parte del temor a la muerte.

La única manera de vivir realmente es aceptar que vamos a morir. El pasaporte a la vida es la consciencia de que acabarás siendo solo polvo y ceniza. Esta es la verdad. Pero muchos no quieren oir ni ver la realidad. No quieren pensar en la muerte. La mayoría de la gente no vive, simplemente mantienen vivos sus cuerpos. Pero eso no es “vida”. Uno no vive hasta que no le importa en absoluto estar vivo o muerto. Hasta que no le cierra la puerta al miedo.

En ese momento, uno está vivo. Cuando estés dispuesto a perder tu vida, vivirás. Pero si estás protegiendo tu vida todo el rato consumido por el miedo, estarás muerto. Si estás sentado en el sofá mientras te roban tu vida y tu dignidad y te llaman para que salgas a reivindicar tu dignidad, tus ideas y sentimientos y dices: “No, yo he visto por televisión qué le pasa a la gente cuando salen a manifestarse por sus derechos. Son agredidos, golpeados o detenidos. Es demasiado peligroso”. Si no sales a la calle a defender aquello en lo que crees cómo vas a lograr ampliar tu mundo fuera de esas estrechas y pequeñas miras, creencias y convicciones? ¿Cómo vas a crecer como persona y ampliar tus horizontes? ¿Cómo vas a cambiar el mundo?

si no eres capaz de vivir fuera de la zona de seguridad, aunque conserves tu vida por muchos años ya estás muerto, estás completamente muerto; la vida la habrás dejado atrás hace mucho. Estás sentado en tu pequeña prisión, asustado; de no perder a tus creencias, tus valores, tu familia, tus amigos, el estatus y toda suerte de cosas. Hecho un ovillo. Puede que tengas todas esas cosas y las conserves por mucho tiempo pero ninguna de ellas puede decirte quién eres. ¿Pues si te conviertes a otra religión, si cambias de partido, si te divorcias, si haces nuevos amigos, si te ascienden o pierdes el trabajo o se queman todas tus pertenencias en un incendio dejas por eso de ser tú? No, de modo que ninguna de esas cosas puede decir absolutamente nada sobre tí y nada tienen que ver con la vida.

La vida no es para los que conservan, es para los que arriesgan, realmente es así. ¿Están ustedes listos para arriesgarse? ¿Saben cuándo estarán preparados para arriesgarse y vivir de verdad?Cuando hayan descubierto eso, cuando sepan que esto que la gente llama vida no es realmente vida. La gente se equivoca al pensar que vivir es mantener vivo el cuerpo. Acepten lo inevitable, no se asusten, mirar la vida desde esta perspectiva es un gran alivio.

“Vivimos en un destello de luz; anochece, y es una noche eterna”. Es solamente un destello y lo desperdiciamos. Lo desperdiciamos con nuestra ansiedad, nuestras preocupaciones, nuestros asuntos, nuestras cargas. Mueran a esta realidad decadente cada momento de sus vidas y comenzarán a vivir. Por que si es bueno vivir, aun más soñar y lo mejor de todo Despertar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s