20 de diciembre. Los peligros de vivir en Democracia

A pesar de ser un ideal en las cabezas de muchos, la democracia no deja de ser más que una forma de organización que nace fruto de la necesidad, de la experiencia humana en sociedad. La democracia, tal como la experimentamos hoy en día a través de fórmulas bipartidistas, ha dejado de ser sinónimo de evolución social y ya no posee la capacidad suficiente para impulsar el desarrollo hacia sociedades más emancipadas y mucho menos para facilitar el crecimiento personal de los individuos.

Vivimos en una sociedad que ha hecho de la democracia un fetiche; que sólo sirve para exaltar y adorar las ideas más populares y extendidas a través de los medios, conformando lo que conocemos comúnmente como “opinión pública”. Pero cuando funcionamos colectivamente como democracia, este mismo juicio mediocre se nombra así mismo árbitro de la justicia y norma de la rectitud, mientras que aquellos que poseen una opinión fundada basada en el conocimiento y la experiencia quedan silenciados por el ruido y su voz se diluye hasta caer a plomo en el vacío.

Es por eso que en las próximas elecciones, en un momento tan delicado y  sensible al cambio como el que estamos viviendo, debemos proceder despacio y elegir con esmero, pues los peligros de vivir en democracia son:

1. La glorificación de la mediocridad.
2. La elección de gobernantes viles e ignorantes.
3. El desconocimiento de los hechos primordiales de la evolución social.
4. El peligro del sufragio universal en manos de mayorías estultas e indolentes.
5. La esclavitud del individuo a la opinión pública. No siempre tiene razón la mayoría.

Pero como a grandes males existen grandes remedios, también hay diez pasos que aseguran siempre la evolución práctica y eficaz de cualquier gobierno representativo:

1. La libertad de la persona frente a la esclavitud, el avasallamiento y toda forma de cautiverio humano.

2. La educación; si no se educan a los pueblos libres la libertad termina haciendo más daño que bien.

3. El reinado de la ley. Porque la libertad del individuo termina donde empieza la de los demás. No se puede gozar de libertad sino cuando, de acuerdo con la ley fundamental reconocida, las promulgaciones legislativas reemplazan la voluntad y los caprichos de los gobernantes.

4. La libertad de expresión. El gobierno representativo es inconcebible sin libertad de todas las formas de expresión para las aspiraciones y opiniones humanas.

5. La seguridad de la propiedad. Ningún gobierno perdura mucho tiempo si no logra conceder el derecho de disfrutar de la propiedad personal en alguna forma. El hombre anhela el derecho de usar, controlar, conferir, vender, arrendar y legar su propiedad personal. Atentar contra el estado del derecho a la propiedad es atentar contra la propia democracia.

6. El derecho de petición. El gobierno representativo supone que el ciudadano tiene derecho a ser escuchado. El privilegio de petición es la prueba definitiva de que una ciudadanía es libre.

7. El derecho de gobernar. No basta con ser escuchado; la facultad de la petición ha de avanzar hasta la gestión misma del gobierno.

8. El sufragio universal. El gobierno representativo presupone un electorado universal, inteligente y eficiente. El carácter de este tipo de gobierno siempre será determinado por el carácter y la capacidad de los que lo componen. A medida que progrese la civilización, siempre que el sufragio sea universal para ambos sexos, será modificado, reagrupado y, de otro modo, diferenciado con efectividad.

9. El control de los funcionarios públicos. Ningún gobierno civil será duradero y efectivo sin que la ciudadanía disponga y se valga de técnicas prudentes para guiar y controlar a los titularizados y los funcionarios públicos.

10. La representación capaz e inteligente. La supervivencia de la democracia depende del éxito del gobierno representativo, lo cual está condicionado a la práctica de elegir para cargos públicos solamente a aquellos individuos que sean técnicamente capacitados, intelectualmente competentes, socialmente leales y moralmente aptos.

El gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo solo puede ser preservado en el tiempo únicamente mediante estas 10 disposiciones y terminará cayendo irremediablemente cuando comience a incumplirlas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s