‘Echar la culpa de todo a los simpatizantes de Podemos’, la nueva tónica del PP

‘Siempre es bueno que haya niños’ es una frase que mi madre, septagenaria, lleva años utilizando y que quiere decir que nunca está de más tener a alguien a quien culpar de los errores.

Ésta es la nueva tónica del Partido Popular, que después de organizar un concierto de Gemeliers en Ciudad Real y colgarse todas las medallas, cuando éste termina saliendo mal con apagones y una asistencia mínima decide echarle las culpas a los simpatizantes de Podemos de su pésima gestión y organización.

No es de sorprender, viniendo de un partido que no para de demandarnos ‘confianza’, como buen tahur. Si a mi un médico, por ejemplo, viniera a pedirme confianza horas antes de operarme saldría corriendo del hospital en camisón. Los buenos profesionales no necesitan mendigar confianza porque combinan talento y responsabilidad.

Los únicos que van suplicando que confiemos en ellos son aquellos que no son dignos de nuestra confianza: los mentirosos, tramposos, tahures y engaña-bobos; los miembros del Pp.

Anuncios

Porqué digo que ‘NO’ a la Confluencia. La única fuerza política capaz de cambiar la situación es Podemos, y si nuestros enemigos, las élites, lo saben ¿Porqué vosotros no?

Estoy totalmente en contra de la confluencia que propone AhoraEnComún porque se les olvida lo más importante: La responsabilidad. El equipo de personas que se presente a las elecciones Generales debe estar dispuesto a ganar y tener un proyecto de país. Esa no es una responsabilidad cualquiera, es la mayor de las responsabilidades en el momento en el que estamos. No se me ocurre alguna responsabilidad mayor que ésta y ni borracho me plantearía depositar mi voto en una agrupación como AhoraEnComún, que nace 3 meses antes de las elecciones y que está compuesta por personas rebotadas de otros lugares.

En mi opinión, cualquier persona que con tan poco espacio de tiempo se presente por Ahora en Común es un incosciente, un inmaduro o está tan ciego por la lucha descarnada de poder que los árboles le impiden ver el bosque.

No me gustan las encuestas, las estrategias ni los dados, pero presentarse por AhoraEnComún, además, es tener la certeza de quedarse en una fuerza política solo presencial, testimonial y eso beneficia al Ppsoe. Porque si hay algo con lo que una dictadura fascista policial está en la gloria es con la presencia de una disidencia minoritaria y controlada que no le suponga ninguna amenaza.

Por eso La Razón, el ABC y compañia están encantados con Ahora en Común, ya que no suponen una alternativa real de cambio. Solo la eterna pataleta de una izquierda desacreditada, fragmentada y perdida. Hacer un frente popular de izquierdas es la mayor cagada que podría hacerse en este país. El modelo social tradicional de Izquierda y Derecha además de obsoleto es falso, porque todo el mundo se percibe mucho más a la izquierda de lo que realmente está:

Si le preguntas a un votante del Pp te dirá que es de centro, si le preguntas a uno del Psoe se situará a la izquierda y si le preguntas a uno de IU se declarará con orgullo socialista o comunista.

Pero si en lugar de apelar a sus ideas, nos fijamos en el estilo de vida y sobretodo los hábitos de consumo de todas estas personas, os daréis cuenta que la mayoría de ellos son de centro derecha; pues compran en supermercados y grandes almacenes, rara vez se movilizan y no participan activamente en sindicatos, ni plenos ni asociaciones.

Se que a muchos les van a caer mal estas palabras, pero los españoles somos por lo general competitivos, consumistas y materialistas; de modo que somos mayoritariamente neoliberales de derechas. Este es el principal motivo que nos ha llevado a la situación de endeudamiento y fracaso social en la que estamos.

La única fuerza política capaz de cambiar la situación es Podemos, y si nuestros enemigos, las élites, lo saben ¿Porqué vosotros no?

Víctor Izquierdo Fernández

Pablo Iglesias: “Una nueva Transición”

Cuando daba clases, me gustaba mostrar a mis alumnos una secuencia memorable de la genial Queimada de Gillo Pontecorvo. En ella, el personaje que interpreta Marlon Brando, un agente al servicio del Imperio Británico y sus empresas, a propósito de la Revolución Francesa, dice que a veces 10 años pueden revelar las contradicciones de todo un siglo. Aquel movimiento que llenó las plazas españolas el 15 de mayo de 2011 señaló simbólicamente la crisis de nuestro régimen político, sus contradicciones, y marcó el inicio de una nueva Transición que sigue en marcha.

El régimen político español que llamamos de 1978 en honor a su Constitución, es el resultado de nuestra exitosa Transición; un proceso de metamorfosis pilotado por las élites del franquismo y de la oposición democrática que hizo que España pasara de ser una dictadura a transformarse en una democracia liberal homologable. Como señala Emmanuel Rodríguez en su último libro, las élites políticas y económicas franquistas carecían de legitimidad pero contaban con casi todo el poder. Mientras, las élites de la izquierda clandestina casi sólo contaban con legitimidad; Vázquez Montalbán, con su fina ironía, llamó a esto “correlación de debilidades”.
Otros artículos del autor.

Aquel proceso de transformación contó con momentos normativos fundamentales en lo político, como los referendos que avalaron la Ley para la Reforma Política y la propia Constitución, y también en lo económico, como los Pactos de La Moncloa que abrieron el camino a la versión española de desarrollo neoliberal. El fracaso del golpe del 23-F que consolidó el prestigio de la Monarquía, la victoria del PSOE en 1982, y la incorporación de España a la Comunidad Europea y a la OTAN terminaron de consolidar nuestra Transición. El nuevo régimen se articuló sobre un sistema de dos grandes partidos nacionales, manejó bien la tensión catalana mediante un funcional sistema de reconocimiento mutuo entre las élites de Cataluña articuladas políticamente en torno a CIU y las españolas, y convivió con el terrorismo de ETA en un País Vasco en el que el PNV se convirtió en el partido hegemónico.

Apoyada por un desarrollo sin precedentes de la cultura audiovisual y unos medios de comunicación que se consolidaron como los principales actores ideológicos, la base social del régimen de 1978 fueron unas nuevas y autopercibidas clases medias que asociaron el futuro de España a una promesa de modernización y mejora de sus condiciones y expectativas de vida que, en cierta medida, se cumplió. La última etapa feliz de aquel régimen, que precedió a la crisis de 2008 y que fue protagonizada por el Partido Popular, se asentó sobre un modelo de desarrollo basado en el consumo mediante el crédito, en la especulación inmobiliaria y en la división del trabajo europeo. La crisis financiera terminó por revelar los límites y peligros del modelo español y el envejecimiento de sus estructuras políticas, haciendo pagar a las clases medias y asalariadas los platos rotos.

La crisis financiera mostró los límites del modelo e hizo pagar a las clases medias los platos rotos

De aquellas instituciones del régimen de 1978 parece que hoy sólo gozan de relativa buena salud las Fuerzas Armadas (más modernas en buena medida gracias a que se abrieron al mundo), la Monarquía, gracias a la sustitución de Juan Carlos por Felipe, y el PNV, que seguramente espera su momento.

El periódico en el que hoy escribo constituye quizá el más importante baluarte cultural de aquella Transición y de aquel régimen y, quizá por ello, allá por 2012 (mucho antes de Podemos), en un lucidísimo editorial titulado La urgencia de pactar percibió la crisis orgánica española y llamó a los partidos del régimen (PSOE y PP) a ponerse de acuerdo entre ellos para enfrentar una situación de vulnerabilidad del sistema de partidos que podría dar al traste con su histórica estabilidad.

Pero la década de transformaciones había comenzado ya. El proyecto europeo no había dejado de debilitarse como consecuencia de la crisis (así lo reconocía el presidente del Parlamento Europeo el día que me estrené en aquella Cámara) y en España, al tiempo que el problema catalán estallaba en todo su esplendor, Podemos desafiaba al bipartidismo con una fuerza inédita. Que a pesar de nuestra inexperiencia y de nuestros errores, a pesar de haber recibido más ataques que nadie, sigamos con las expectativas de ganar las elecciones intactas, es solo explicable por la excepcionalidad del momento. Que una fuerza política como Podemos, en la que sus órganos internos y sus candidatos son elegidos en primarias abiertas a la ciudadanía, sin listas bloqueadas, en la que nada menos que la política de alianzas se somete a referéndum, sea alternativa de gobierno, es sólo explicable por la excepcionalidad que vivimos.

Grecia no es España. Nuestro país cuenta con mucha más fuerza como actor en Europa

La historia nunca está escrita (ignorar esto fue quizá el mayor error de algunos materialistas) y en los próximos meses va a dirimirse en España, siempre con un ojo mirando a Europa, la forma en la que se resolverá la nueva Transición en marcha. Las próximas elecciones, de hecho, no abren sólo una nueva legislatura sino quizá el inicio de un nuevo régimen político en el que muchas cosas habrán de cambiar. La política es siempre conflicto y nos tocará jugar nuestras cartas en un contexto difícil, en el que nos enfrentamos a adversarios muy poderosos que celebran hoy el acuerdo de Grecia como una victoria temporal de la razón cínica y de la reacción frente al europeísmo social. Sin embargo, Grecia no es España. Nuestro país cuenta con mucha más fuerza como actor en Europa y con unas instituciones públicas capaces de disciplinar a nuestras oligarquías corruptas, improductivas y defraudadoras simplemente haciendo cumplir la ley.

Llevamos un año preparándonos para ganar siendo la fuerza política que representa a las clases populares y a la sociedad civil, defendiendo un proyecto de país para las mayorías sociales basado en la regeneración de las instituciones, en la justicia social y en la soberanía. Para ello estamos comprometidos con la promoción de un nuevo pacto de convivencia social y territorial que habrá de articularse mediante un proceso constituyente que no se negocie en despachos, sino mediante un gran debate social, que haga que en la nueva Transición los protagonistas fundamentales no sean las élites políticas y económicas, sino los ciudadanos.

Decía un lúcido socialista ruso que hay décadas en las que no sucede casi nada y semanas en las que las décadas se precipitan. Las semanas que nos esperan son de estas últimas. Trataremos de estar a la altura.

Artículo: http://elpais.com/elpais/2015/07/18/opinion/1437241765_050702.html?id_externo_rsoc=TW_CM

El Pp se convierte en un círculo más de PODEMOS

Tras analizar la respuesta del “No” de Grecia en el referéndum el Comité de Dirección del PP ha celebrado hoy en Madrid la Conferencia Política #XelFuturoDeEspaña donde han decidido cambiar su logo y concurrir a las siguientes elecciones como un círculo asambleario más.

Según propias palabras del vicesecretario Pablo Casado, ha sido una Conferencia centrada en la participación ciudadana. El encuentro se ha saldado con una serie de medidas características del 15M como:

– Abrir las listas del partido a los militantes sin necesidad de cambiar los estatutos

– Exigir la participación directa de los militantes para elegir cargos mediante congresos asamblearios

– Debatir sobre la elaboración del programa de las generales

– Acordar por escrito un compromiso ético que suponga la revocabilidad de los cargos

– Limitar los mandatos. Limitarlo al ejecutivo, poner un periodo de tiempo de 8 años a los ejecutivos  nacionales y autonómicos

– Defender las libertades públicas y modificar la ley electoral.

Este acto se ha celebrado, según dicen ellos, para dar un aire nuevo al PP de cara a las próximas elecciones generales, centrándose en estos 4 últimos meses de legislatura en política social y regeneración democrática.

Según su portavoz, #XelFuturoDeEspaña se dividirá en cuatro foros de debate: Economía y empleo, Lucha contra la corrupción, Cumplimiento del programa electoral y Futuro de la Unión Europea.

La apuesta de Rajoy es la de concretar cambios estéticos «Por el futuro de España», un cónclave que deja fuera a el ex presidente José María Aznar a pesar de que el presidente de honor del PP ha venido participando en todas las convenciones nacionales y congresos del partido.

El PP aboga por la participación directa de los militantes para elegir a sus cargos

Entre los asistentes no faltó Maria Dolores de Cospedal, la cual anunció que quiere apostar por dar más peso a los militantes en la elección de cargos y que pasen a ser “protagonistas de forma más directa” en decisiones políticas.

En esa línea, Esperanza Aguirre ha solicitado la fórmula un militante, un voto, en la elección de cargos en los congresos del partido y en las nominaciones de candidatos.

Por su parte, el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno fue el encargado de lanzar la propuesta de abrir el partido a los militantes sin necesidad de cambiar los estatutos. Subrayó que en el partido «tenemos mucho talento, muchos afiliados que quieren tener responsabilidad». Por ello, pidió se que incompatibilice que «uno tenga una responsabilidad institucional y una orgánica a la vez» es decir, que no se acumulen cargos.

Juanma Moreno ha insistido en la idea de avanzar a una democracia interna más abierta. Moreno lanzó también su propuesta para limitar los mandatos. Limitarlo al ejecutivo, poner un periodo de tiempo de 8 años a los ejecutivos nacionales y autonómicos y también a los municipios salvo a los de menores habitantes.

Visto lo visto, que nadie se extrañe si uno de estos días les veis manifestándose contra ellos mismos en la puerta de la sede de Génova.

No sois conscientes del inmenso poder que tenéis

Los políticos, ministros, delegados sindicales, parlamentarios… están ahí porque los ponéis vosotros con vuestro voto o vuestro no voto. Pero eso ya lo sabéis todos. Lo que muchos no sabeis es que las cosas ya han cambiado. Ya no se trata solo de meter un papelito en una urna cada 4 años y sustituir una cara por otra, un discurso por otro, un símbolo por otro o un color por otro. Debido al surgimiento del 15M y los nuevos partidos de listas abiertas, ahora cada día, cada acción y cada idea cuentan. Depende solo de vosotros balancear el resultado y de verdad que no sois conscientes del inmenso poder que tenéis.

No me cansaré de contar esta anécdota: En mi barrio había unos chavales que llevaban más de 10 años afincados en la plazoleta bebiendo alcohol, fumando porros, meando y rompiendo botellas. Hacían de la plaza un lugar inhabitable y el ayuntamiento probó de todo para echarles: se pusieron vallas, se hicieron obras , hubo redadas de la policía y hasta llegaron a ofrecerles un local llaves en mano para que se fueran a otra parte pero nada daba resultado.

¿Sabéis quien los echó? La gente. Un día los niñatos fueron a la plaza y la plaza estaba llena de madres, padres, niños, abuelos y al día siguiente también, y al siguiente, y al siguiente… Al final, no tuvieron más remedio que largarse a otra parte. 

Así es como la gente decente de mi barrio recuperaron su plaza y así es como la gente decente tenéis que recuperar el país, acudiendo no solo a votar sino a los lugares públicos: a los plenos de los ayuntamientos, a la oficina del consumidor y el usuario, a las bibliotecas, a los polideportivos, a los actos públicos… cuando la gente decente os meneéis, se les acaba el cuento a estos miserables. De verdad que no sois conscientes del inmenso poder que tenéis.

El poder y la fuerza lo tenéis vosotros, lo sepáis o no. ¿Qué importa que el gobierno apruebe ésta o aquella ley? ¿Que pretendan recortar vuestros derechos y libertades. Los derechos y las libertades no se dan ni se quitan, se conquistan.

Tenéis que dejar de chupar banquillo. Habéis asumido como verdades muchas mentiras: que todo el mundo es igual, que si no roba uno robará otro, que el país es no tiene solución, que la crisis es como una tormenta, un fenómeno meteorológico sin culpables… Y estáis equivocados.

Hay un sentido que alienta a muchos de nosotros a seguir en la brecha por los demás. Un sentido que necesita verse reflejado en los demás para alimentarse. Tenéis que salir, acudir a los espacios públicos u organizaros porque sino seremos como las moléculas de agua dentro de un caldero. Todas hierven, pero cada una sale disparada hacia un lado, hasta que toda el agua se evapora. Sin dirección ni contenido. Eso es lo que La Casta quiere. Y depende de vosotros que lo consigan o no porque No sois conscientes del inmenso poder que tenéis

Si Jesús viviera, sería de Podemos.

-¡Ay de vosotros fariseos! Gritó Jesús a La Casta de sacerdotes y escribas que se habían conjurado para prenderlo.
-¡Sois como el perro que se acuesta en el pesebre, que ni come ni deja comer a los bueyes!¿Para que salisteis al campo?¿Para ver quizás una caña movida por el viento, o para ver a un hombre con vestidos delicados? ¡Vuestros reyes, vuestros líderes y vosotros mismos os cubrís con vestidos de seda y habláis de dioses y reyes muertos, escrutáis los cielos y la tierra, mientras rechazáis a los que viven entre vosotros.

¡Oh, Jerusalén!, si tan sólo hubieras sabido, incluso tú, al menos en tu día, las cosas pertenecientes a la paz, que hubieras podido tener tan fácil y libremente…Pero ahora estas glorias están a punto de ser escondidas de tus ojos. Estais a punto de rechazar al que os trae la Paz y de volver a la espada.

Y pronto vendrán los días en que tus enemigos harán una trinchera a tu alrededor y te asediarán por todas partes. Te destruirán completamente, hasta tal punto que no quedará piedra sobre piedra. Y todo esto pasará porque no conociste a tiempo tu divina visita. Y una vez rechazado el Don, todos los hombres te repudiarán.

Pero las generaciones futuras comprenderán que la vuelta del hijo del hombre no llegará de la mano del guerrero. Y ese día será inolvidable, pues habrá una gran tribulación como no la ha habido nunca. Esa será mi verdadera y definitiva vuelta, pero no como muchos creen: sino con el despertar de toda la humanidad. Y Será tan inesperado, que a muchos les pillará en mitad de su ceguera e iniquidad.

Cuando os despojeis de vuestras ropas y banderas, quedeis desnudos sin sentir vergüenza, cuando tomeis vuestros uniformes y los pongais bajo vuestros pies como los niños y los pateéis, solo entonces levantarás una piedra y ahí estaré, cortarás la rama de un árbol y ahí me encontrarás. Solo entonces verás al hijo del hombre y nunca más volverás a sentir temor.