Sigue En Directo el crecimiento de la deuda española. 1.600€ por segundo.

La deuda española es impagable. Debemos un Billón con B de Barbate y no para de crecer a razón de 50.000 millones al año por la corrupción y la mala gestión del PSOE, el PP y CIU. En este enlace podeis seguir de cerca como se va haciendo segundo a segundo más y más grande.

http://www.nationaldebtclocks.org/debtclock/spain

22.200 euros de deuda pública por cabeza ¿Puede ser? ¿Podrá? ¿Podrémos? Podemos.

Muchos no lo saben, pero es así, cada uno de nosotros debe ya 22.200 € de deuda pública.

Yo no pienso pagar. Más que nada porque no tengo 22.200 euros y eso complica un poco las cosas. Así que pueden añadir mi parte de la deuda al saco o que vayan pensando en crear algun grupo o formación política destinada a no pagarla, un momento, ¿No existe ya una? ¿Puede ser? ¿Podrá? ¿Podrémos? Pod… no sé, no sé.

La lucha de clases segun muchos no existe pero, si la deuda es pública, se sufraga con impuestos y las clases altas los evaden y no los pagan ¿no la estamos pagando nosotros?¿Puede ser? ¿Podrá? ¿Podrémos? Pod… no sé, no sé.

Lo tienen todo muy bien calculado. Como dice Warren Buffet millonario americano: la lucha de clases existe y la estamos ganando los ricos. Mientras nosotros navegamos sin rumbo con el único motor del viento y las circunstancias. ¿No sabeis que para navegar existen unas cosas que se llaman Velas?. Para dirigir el viento, marcar el rumbo y esas cosas. Para eso está la política, para meterle la mano en el bolsillo al rico extraer y suturar. Para que no seamos unas victimas más de nuestro tiempo. Hay que organizarse, promover el cambio todos juntos ¿Puede ser? ¿Podrá? ¿Podrémos? Pod… no sé, no sé.

Al final, lo cierto es que esta situación de deuda y miseria es culpa del Porno.

Porno tomar partido… Porno implicarse… Porno ser activos politicamente… Porno tener un pensamiento crítico… Porno premiar el esfuerzo… Porno denunciar y perseguir a quienes sabemos que engañan y defraudan…

Es duro aceptar cómo es que tenemos esta facilidad para ponernos nosotros mismos contra la espada y la pared y sólo nos preocupamos en solventar las cosas cuando ya no nos queda otra. El partido político que gane tiene que ser capaz de cambiar no solo las instituciones sino también el pensamiento de nuestra sociedad. Que hagamos las cosas diferentes no depende de un símbolo, de un color o una camiseta, depende de nostros. ¿Puede ser? ¿Podrá? ¿Podrémos? Pod… no sé, no sé

TIene que acabarse el dejarlo todo para el último momento, levantarnos tarde, consumir sin pensar, no reciclar, comprarlo todo en el mismo sitio y a no favorecer el desarrollo local, no tener un trato cercano y personal con la gente: el individualismo en general. ¿Puede ser? ¿Podrá? ¿Podrémos? Pod… no sé, no sé.

Al final lo que nos mata es la pasividad colectiva, el imperialismo yankie y su consumismo sin medida, el aburguesamiento de la sociedad civil europea, el acreticismo, la incultura, el cainismo la vileza, etc ¿Eso es todo lo que somos? ¿o podemos ser algo más?

¿Puede ser? ¿Podrá? ¿Podrémos? Podemos.

Ese pequeño instante en el que casi prefieres que vuelva a ganar el Ppsoe

Hay pequeños instantes en los que casi preferiría que volviera a ganar el Ppsoe. Si no fuera por las miles de familias que están sufriendo recortes y desahucios, por los 5 millones de parados, los enfermos, los dependientes y la gente que se ha tenido que marchar, casi por un instante desearía que volvieran a ganar las elecciones.

Me gustaría estar allí cuando tengan que arremangarse y afrontar nuestros problemas (que no son pocos) ¿Porque quien los va a resolver? ¿Pedro Sánchez? ¿Rajoy? ¿los cínicos que viven en la resignación y la apatía? ¡Já!.

Ya vereis, simplemente cuando el litro de gasolina suba por encima de los 2 euros o cuando nuestro sistema de pensiones colapse debido a que no hay suficientes jóvenes trabajando para hacerlo sostenible.

Pedidles, pedidles a cualquiera de estos que confunden el mérito y la capacidad con la agenda de teléfonos, a los que solo saben ensalibar, ya sea para aplaudir o para abuchear.

Pedidles a los robagallinas que os solucionen algo o a sus infinitos ejércitos de lacayos chupópteros, a todos esos que vieron en la política una escalera mecánica, dónde si no levantabas mucho la voz y te quedabas quieto, los escalones te iban subíendo poco a poco hacia arriba sin esfuerzo.

Pedidles a toda esa flora y fauna de aforados, asesores, liberados, indemnizados y subvencionados (de sanguijuelas al fin y al cabo) que se organicen y busquen solución a vuestros problemas.

No señoras y señores, no vendrán de ellos las soluciones. Ellos sólo se acordarán del resto de los españoles para abrir la boca y poner la mano. Solo para pedir. Y Al final, cuando la realidad se imponga y estemos ya batallando por suplir las necesidades humanas más básicas, que se pongan frente a nuestro pueblo y que discutan por decimo tercera vez de planes de rescate, de marcas, de himnos, de banderas, de nacionalismos e inmersiones lingüisticas.

¿Sabeis que cada uno de nosotros ya acumula en su cuenta 24.000 euros de deuda pública? y no solo los adultos, también los ancianos y niños. ¿A quién mirareis cuando haya que hacer frente a esa problemática ineludible? 24.000 euros. A ver cómo vamos a pagar eso con un sueldo de 670 euros  a como está la vida  y los intereses se siguen acumulando. Cientos de millones cada día.

Que no os engañen, cuando un país toca fondo, los que están en la política por los coches, las dietas y las tarjetas harán las maletas y se quitarán de en medio. Y por eso, aunque solo sea por un instante, desearía que el Ppsoe volviese a ganar. Para que se hundieran en su propia mediocridad y ver como la gente se los come por los pies con zapatos y todo.

Cuando nuestros mayores vayan sucumbiendo y ya no puedan mantener a tanta gente de 30 y 40 años en sus casas mano sobre mano. Cuando los bancos internacionales se cansen de prestarnos un dinero que saben que no podemos devolver… Por un momento me olvido del mundo y deseo que les voten, para que estén sentados en primera fila y no se pierdan su final. El final que ellos se merecen y que han ido construyendo ladrillo a ladrillo, golpe a golpe y verso a verso. Y yo lo vería con un gran bol de palomitas desde alguna ciudad lejana e impronunciable. Triste por haberme tenido que ir de mi país, pero contento porque todo lo que va vuelve y la torta de la Casta va a ser memorable.

Pero entonces me acuerdo de que tras cada cifra hay una persona y no tengo más remedio que volver a la realidad y hacer lo posible porque todos y cada uno de vosotros desperteis y exijais una regeneración política tan deseada como necesaria para que esto vuelva a ser un lugar digno donde vivir y al que regresar.