El PSOE pudo librarnos del Paro y la precariedad en España y no lo hizo

Lo más doloroso de la situación de paro que atravesamos es que el partido socialista pudo evitarlo y no lo hizo.

Ésta historia se remonta a la época que muchos lláman “la década prodigiosa”, los años 90. La época en que Felipe González lideraba el Psoe con la vista puesta en Europa y se valía de sus contactos internacionales y del repunte económico del país para entrar en la Unión Económica Europea.

Pero claro, un cambio tan drástico en el modelo económico significaba encarar el reto de afrontar también profundos cambios en el modelo social. Por eso, antes de meternos en Europa y en Mastrich Felipe quiso conocer, a través del Centro Superior de Investigaciones Científicas, cómo iban a encarar los españoles el reto de Europa y qué perspectivas de futuro tendríamos dentro de este “nuevo marco común” en un escenario tan grande como es el continente europeo.

Para ésta tarea tan compleja, Felipe tiró de uno de los sociólogos más importantes de aquel momento: el norteamericano James Petras. De modo que en el 95 le dió “un telefonazo” y le hizo venir de Nueva York para afincarse por unos meses en Madrid y Barcelona y así poder estudiar cómo íbamos los españoles a encajar en la economía de mercado europea.

Tras aterrizar en España, Petras se dedicó a entrevistar a jóvenes estudiantes y trabajadores para elaborar un perfil así como a reunir información útil de los distintos agentes sociales como la oficina de empleo y el Instituto Nacional de Estadística.

Cuando James Petras terminó sus conclusiones presentó un informe, el que los internautas conocemos como “Informe Petras”, y lo presentó ante el gobierno. En el momento que la administración revisó sus conclusiones, el gobierno socialista pagó a Petras generosamente por su trabajo y guardaron el informe en un cajón.

El contenido del informe, que podéis leer aquí  dejaban al gobierno del PSOE en una situación incómoda, por lo que la respuesta socialista fue silenciar durante todo el tiempo que pudo su publicación.

El “informe Petras” decía y dice muchas cosas, pero sobre todo que nuestra sociedad no estaba preparada para unos cambios económicos, sociales y políticos tan drásticos como los que la entrada de España en la Unión Europea y el negocio del ladrillo auguraban. Pero el PSOE no hizo caso.

No hizo caso porque a una pequeña porción privilegiada del país no le interesaba un camino de creación de empleo basado en la innovación, lento pero seguro y sostenible; sino que para hacer fortuna y unirse a la “Champion League” de las economías necesitaban de un modelo basado en la inversión de dinero rápido en el ladrillo y en una cultura empresarial “del pelotazo” a costa de todo el futuro de una nación, de los españoles y de España.

El “informe Petras” dejaba bien claro ya en el año 95, con una precisión de notario, que un desarrollo económico acelerado nos conduciría a la situación en la que nos encontramos ahora. Y dejaba escritas advertencias muy contundentes y directas; como que mi generación (la nacida entre los 80 y 90) sería la primera generación de su historia que viviría peor que sus padres. Sería la primera, pero no la última. Advertía, además, que sin una voluntad política de cambio que se comprometiera a corregir ésta tendencia, aumentaría el paro estructural y el empleo fijo desaparecería para dar paso a uno precario y a tiempo parcial.

Y no se quedaba ahí, en su informe Petras señalaba que el origen de ésta nueva situación de paro y precariedad laboral estaría provocada por las políticas neoliberales implantadas por el gobierno socialista de Felipe González.

Éstas conclusiones suponen una fotografía bastante precisa del mercado de trabajo en España y la situación de los parados y trabajadores. Y fue la decisión del PSOE de implantar medidas neoliberales la que nos han conducido al empeoramiento de nuestra calidad de vida y al desastre.

Hoy Podemos decir que el PSOE pudo librarnos del Paro y la precariedad en España y no lo hizo.