La pobreza crece en Andalucía 100.000 personas al año desde 2009

1/3 de la población andaluza está ya en pobreza y riesgo de exclusión, 467.762 personas más desde 2009 que han caído en esta situación y antes, no lo estaban.

Esto se ha comprobado en el informe del Estado de la Pobreza en España que ha presentado este martes la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) y que analiza la evolución del indicador europeo de consumo y empleo.

Los datos, del Instituto Nacional de Estadística (INE), revelan que en el conjunto del país hay más de 12,8 millones de personas en la pobreza y la exclusión social, 1 de cada 4 españoles.

La desigualdad muestra notables diferencias entre territorios, sobre todo en la contraposición norte-sur: Navarra, País Vasco y Aragón tienen tasas de riesgo de pobreza y exclusión inferiores al 20% mientras Canarias Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía, oscilan entre el 35 y el 39% . El informe destaca el caso de Ceuta, donde la mitad de su población ya son pobres.

Los indicadores muestran que el impacto de la crisis ha sido muy diferente en función de la región que se analice. Andalucía  ha sufrido un crecimiento importante de pobreza su porcentaje de población con cifras por encima de la media nacional.

Entre todas ellas acumula el 33% de la pobreza del total de la población española de personas en riesgo de exclusión social.

Sobre lo que se conoce como la “Privación de Material Severa”, el informe indica un aumento del 38% de personas en España con dificultades para alimentarse adecuadamente, un total de 800.000 más, que tienen que retrasar pagos de su vivienda, que no pueden calentarla en invierno o que no tienen capacidad para afrontar cualquier tipo de gasto imprevisto.

En Andalucía esa carencia material severa alcanza a más de 590.000 personas, el 7% por ciento del total de la población de la comunidad. La comparativa con otras comunidades señala la gran desigualdad de la tasa según la comunidad autónoma, con sólo un 0,6% en Navarra mientras que en Ceuta supera el 15,3% (1 de cada 6 personas).

“La pobreza es resultado de un bajo nivel de empleo y un bajo nivel de políticas sociales, tanto rentas mínimas como elemento fundamental pero también los complementos por hijo a cargo. Las comunidades autónomas que han hecho inversiones fuertes en políticas sociales como País Vasco y Navarra tienen menos tasas”, ha sentenciado la responsable de Asuntos Europeos e Incidencia Política de la EAPN.

La gente que vive en hogares con baja intensidad de empleo (BITH) es más del doble que en 2009 y alcanza al 15,7% de los ciudadanos hasta 59 años de edad, un total de 5.694.683 personas. Lo peor de todo, que el 11,7% de las personas en situación de pobreza TENIAN EMPLEO, lo que viene a demostrar que el trabajo ya no le garantiza a nadie salir de la pobreza.

En Andalucía hay casi 1,7 millones de ciudadanos que vive en hogares con baja intensidad de empleo, 1 de cada 4 personas hasta los 59 años de edad.

JÓVENES Y NIÑOS, LOS MÁS AFECTADOS

El informe apunta a que la situación varía en función de los perfiles. El colectivo más afectado es el de los jóvenes entre 16 y 30, con un 33% en riesgo de pobreza y exclusión, seguido de los niños, con un 31,9% (uno de cada 3). En total, la tasa de pobreza infantil para menores de 16 años es del 26,7 (1 de cada 4).

Según ha explicado el presidente de EAPN España, Carlos Susías aumenta así la pobreza en España y además con mayor intensidad. “Ha desaparecido una buena parte de la clase media, que ahora es baja”.

De nosotros depende darle la vuelta a estas cifras.

Discurso desde el corazón herido de un ciudadano

No soy político. No me gano el techo convenciendo a la gente, pero ojalá supiera haceros ver las cosas desde donde las veo yo, después de haber sido operado de corazón y de superar un melanoma.

La felicidad y el desarrollo personal no tienen absolutamente nada que ver con el consumo y la acumulacion de bienes. La gente emplea un tiempo que no les sobra en ganar un dinero que no tienen, para comprar cosas que no necesitan y asi causar una impresion que no dura, a personas que no les importa.

Cuando se corteja a la muerte, no se piensa en la cuenta de crédito, sino en los seres queridos y las cosas que aún no has hecho. Hay muchas formas de riqueza, y por el sucio dinero las estamos perdiendo todas. Debemos renunciar con urgencia a ciertos sueños inmaduros como el de ser ricos. Por cada rico de este mundo hay por lo menos 100 pobres y todos sueñan con una cama de agua.

Hay que aprender a vivir más simplemente para que otros simplemente puedan vivir. Renunciar a las comodidades en favor de las comunidades. ¿El consumismo nos aporta felicidad, cohesión social? ¿A dónde vamos?

El neoliberalismo nos ha llevado a la apatia, el desencanto, la destrucción personal y social, el nihilismo, la contaminacion, el abandono familiar y en definitiva, la distopia en la que vivimos donde nadie es feliz. Donde 3 personas al día se quitan la vida por causa directa de la situacion económica y apenas sí se hace nada. Y lo llaman progreso, bienestar. Hace falta ser cínico.

Ahora estamos todos inmersos en un limbo emocional y nuestras relaciones se limitan a sacar dinero o gasolina de dispensadores automáticos, ni nos damos los buenos días en el ascensor. La facultad es un mero trámite administrativo, las citas entrevistas de trabajo y formar una familia una quimera imposible sólo apta para malabaristas.

El capital insaciable nos hace renunciar a lo bueno de cada etapa de nuestras vidas, eliminando cualquier atisbo de espontaneidad de estar vivos por el dinero y la comodidad. Como decía Ronald Reagan: si se mueve, póngasele un impuesto. Si se sigue moviendo, regúlese y si no se mueve más, otórguesele un subsidio…

Hemos sido absorvidos por ese monstruo bicéfalo insaciable que es la globalización y el liberalismo, en una civilización donde el saber es mero adorno, para reforzar la lista de méritos personales y poner mejor precio a nuestras cabezas; una vez más dinero, dinero y dinero.

Nuestro modelo actual de convivencia y desarrollo se basa en una mentira: que las necesidades individuales favorecen al conjunto de la sociedad. Es decir: que el egoismo es bueno para la colectividad. Esto es falso. Un trabajador eventual no va a luchar por los derechos de los trabajadores indefinidos en un modelo social basado en el egoismo.

Mientras nuestra vida se cimente en mentiras no levantaremos cabeza. Debemos recordar por qué hemos venido al mundo, citando a Whitman:

¡Oh, mi yo! ¡oh, vida! de sus preguntas que vuelven, del desfile interminable de los desleales, de las ciudades llenas de necios, de mí mismo, que me reprocho siempre, de los ojos que en vano ansían luz, de la lucha siempre renovada, de los malos resultados de todo, de las multitudes afanosas y sórdidas que me rodean, ¿Qué de bueno hay en medio de estas cosas?

Respuesta: Que tú estás aquí, que existe la vida y la identidad, Que prosigue el poderoso drama, y que puedes contribuir con un verso.